Carta a mi pequeña hija. Cómo cuidar tu corazón?

131115_191030_8472pNo puedo decirte mucho, mamá no ha sabido hacerlo tan bien, solo puedo decirte mi pequeña, que no te limites a amar, pero en primer lugar, amate tu misma, alégrate con tus logros, disfruta desde las pequeñas cosas que consigues, sonríe siempre.

Mira al cielo, sonríe al verlo. Quédate por un momento quieta, respirando y alégrate por poder hacerlo.

Mi pequeña, el amor llegara a tu vida, en la forma de un hombre… es inevitable, es cuestión de tiempo, cerrare mis ojos y al abrirlos ya serás toda una señorita, dispuesta a luchar por sus sueños, dispuesta a luchar por tus ideales. Solo te pido, que te ames tu misma, y si has de amar a alguien, hazlo después de ti.

No puedo pedirte más, no puedo enseñarte más. Es bueno verse bien, pero no es bueno usar el cuerpo como un medio para conseguir logros. Está bien ser vanidosa, pero no está bien serlo a costa de otras personas.

Mi pequeña, quiero que tu corazón sea tan simple y tan bello a la vez, quiero que te alegres por las alegrías de los demás, como si fueran las tuyas propias.

Mi pequeña, tengo tanto miedo que llegue el día en que me toque secarte las lágrimas, pero créeme, si Dios lo permite, no dudare en hacerlo.

Sé que es inevitable que el dolor llegue a tu vida, de una forma u otra, lo conocerás, pero también hare inevitable que tengas que sobrellevarlo sola, te apoyare, te daré fuerzas y luchare contigo, y tu podrás aprender, sonreirás de todas maneras, te acostumbraras a lograr las cosas sin dañar a nadie y miraras al cielo y le agradecerás a Él.

Amaras a esa persona, lucharas, pero también estoy segura que tarde o temprano te darás cuenta si es o no la indicada. No dudo de ti.

Sé que el mundo al que te traje no es perfecto, ni mucho menos bueno, pero mi pequeña, tú con tu existencia lo has hecho el mejor mundo en el que yo pueda vivir. Y estoy segura que encontraras esos detalles que nuestro Padre nos regaló y no te cansaras de sonreír.

Esa es la manera de cuidar tu corazón, mi niña, solo viendo y alegrándote por los pequeños detalles de la vida, podrás sobrellevar todo.

Y cualquier sufrimiento es pasajero y corto, cuando tienes una vista amplia de la vida. Por eso desde pequeña te enseño a quedarte un momento quieta y mirar al cielo, las estrellas, escuchar el cantar de las aves, y seguir cada pequeño detalle, que parece nada, pero que es un evento maravilloso con solo existir.

Comentarios

comentarios